2 mar. 2015

ALBA NAVARRO, en GRITO DE MUJER


            GRITO

El grito nace de un dolor
arraigado en las entrañas,
reprimido, ignorado, silenciado,
envuelto en harapos podridos
o atado a cordones esmaltados.
El grito emana con la fuerza
de una libertad ejercida sin miedo,
madura, tolerante, persistente.
Está compuesto por un amor generoso
y por la sabiduría heredada
de los siglos y lugares que habitó.
No es posible reprimir el grito.
Su morada está libre
de guardianes celosos y barrotes.
Su presencia ha ocupado
las conciencias vacías.


ALBA NAVARR0

ALICE WAGNER, Grito de mujer

DESTINO

Cinco saltos de agua
anidan en nubes pedregosas
aguardando un diluvio
entre los claroscuros.

Pero quisieran ser como el arroyo limpio
que del fango se libera;
cristalino
y no escuchar a su paso
el arrogante canto del gallo 
y de las ocas,
bajo un sol destartalado.

¿Cambiarás, así
tus gélidos suspiros 
por floridos amores?
No desmayes de abstinencias
no es tu destino.


ALICE WAGNER

PEPA SANABRIA CHAMIZO, poeta

Yo solo tengo la palabra , ellas la lengua rota.
Pensamiento que va y viene, en un respiro trascendente
como bandada de pájaros en éxodo girando al sol,
dejando atrás el invierno, hacia el cálido impulso vital
de alas plegadas en origen cautivo….abiertas al pasar.

Vienen a mí, con los cabos de las trenzas desmadejadas,
mil caras, son ellas…, desconocidas y cercanas;
rostros con la misma mirada, ¡mírame¡,
ojos atravesados por una lágrima dura,
punta de diamante clavada en la mácula,
garganta que se asfixia ,silencio de esclava.

Y no, no es un sueño perverso que te roba la calma,
veo, camino sobre falos de hierro oxidados, romos ,deformados,
a varón que no hombre,
meretrices con barba, viscosa baba en la naúsea.
Así nombran, a un dios de nadie, creado en falso para dañar de veras
sobre un poder inventado, robado, podrido y seco.

Mientras , las valiosas, las oculta guerreras acechan  su campo.
Bajo los burkas, cárceles de hierro, que estorban los pasos,
ellas caminan,, solas , apaleadas, con dolor, pero siguen caminando.

Sus cuerpos ocultos, sus pechos , sus caderas , sus mentes….
nada es aniquilado, todo está, todo existe.
Saben de batallas, arrancan trapos, congelan el latigazo,
hilvanan sacos para  guardar las piedras lanzadas ,hacen un muro,
están al otro lado.

A la piel herida, ungüento de saliva,
a las madres, sus hijas, a las hijas el aire y el mañana , libres de sucias manos.
Soy en ellas, son  en mí
desnudas y aliadas, bajo un paño suave y a su abrigo.
Como yo tengo la palabra,
voy gritando por las calles
llamando a los centros, a las entrañas ,al origen amniótico, a las aldabas,
Que no, que no soy bandera, ni prisionera, ni llego tarde;
Escucho sus silencios , bullir en el aire,
La ola sonora,,¡un momento¿.. ¿ la oyes¿.

La paz paralela del vientre de la madre,
de un reino abisal, cálido y sin ruidos, savia para la vida…,en todas cabe.

Hace demasiado tiempo que la primavera no habita en IRAN,
a aquellas , las que son  mujeres, abran los brazos,
no hay fusiles  para el alma;
azahares en el sur, cerezos en Japón,,,
Cántaros sedientos,, hermosas niñas de agua.

Pepa Sanabria. Febrero 2015