17 ene. 2016

El silencio


 El silencio: Practicar el silencio no es solo para los monjes enclaustrados. Esta práctica te ayuda a calmar la mente, afinar los sentidos y adquirir mejor control de tus palabras.
De esta manera podrás evitar decir cosas de las que te puedas arrepentir, o hablar de más cuando lo que debas hacer es escuchar. Te ayudará a evitar esa enfermedad del siglo XXI que hace a las personas hablar sin parar (a veces desde las esquinas de las iglesias) hasta caer en una especie de monólogo que las separa del mundo y les impide comunicarse de manera efectiva con otros seres.

Prácticas esenciales para una vida feliz

Entender que eres amado:
 Cierra los ojos y siente el amor que te rodea,  porque todo lo material, y lo inmaterial también, es la realización de ese amor divino que nunca te abandona. 

Prácticas esenciales para una vida feliz

Servir: 
El servicio no es tu deber, es tu placer. Sirve y verás. Sirve para sentir la gloria en tu alma. Porque cuando sirves a otro ser, sirves a Dios y te sirves a ti. El servicio es amor. El servicio es crecimiento. El servicio expande tu alma y la transforma. 

Prácticas esenciales para una vida feliz

Amar sin distinción:
 ¿Quién no merece tu amor? Se resolverían todos los problemas del mundo si fuera practicado:Ama a tu prójimo como a ti mismo. Porque amar es tu derecho y tu destino. El amor es lo que alimenta tu alma y la eleva hacia Dios.

Prácticas esenciales para una vida feliz

Respirar:
 Respirar no solo lleva oxígeno de tus pulmones a tu sangre y a todo tu cuerpo, sino que también activa el sistema linfático y te ayuda a mantener la salud. Respira para que tu ser se mantenga en armonía. Respira para que el Espíritu Santo te llene de gloria y de vida.

Prácticas esenciales para una vida feliz

El miedo:
 Si algo te da miedo, reconócelo. Luego, enfréntalo. Reconoce que el miedo es normal, pero que no tiene poder sobre ti. Solo tiene el poder que tú le das. No confundas el miedo con precaución. Si te limita, es miedo.

Prácticas esenciales para una vida feliz

Escuchar:
 Mantén tu serenidad, sé un buen oído para tus amigos. Tu compasión se manifiesta mejor cuando te permites escuchar a tu prójimo, cuando ofreces un espacio en tu vida a otro ser humano. 

Prácticas esenciales para una vida feliz

Practicar la humildad:
 Deja el "yo" a un lado y celebra a los demás. Comparte de ti, pero no impongas a otras personas un monólogo incesante cuando hables. La humildad es también consideración y dice algo de tu verdadera calidad como ser humano

Prácticas esenciales para una vida feliz

Mantener la mente abierta:
 No juzgues, no permitas que tu mente y prejuicios te destruyan. Concéntrate en el amor, en la belleza, en la parte positiva de todo lo que encuentras en tu camino. 

Prácticas esenciales para una vida feliz

Bendecir:
 Bendice en todo momento.Pon atención, aprecia los regalos de la vida, reconoce todo aquello que recibes y que te impulsa a crecer, aprender y vivir.

Prácticas esenciales para una vida feliz



Quietud y presencia:
 En la quietud y el silencio, puedes escuchar mejor la voz de tu propio corazón y la voz de Dios.

Nepal en la mochila, 3 dias