9 jun. 2015

Mucha gente pequeña en lugares pequeños haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo. Eso sí que es hacer equipo.
Al final no importa tanto cuanto donas sino cuanta gente ganas a tu causa. Yo también pensaba que no podía ayudar, que un día quizás me gustaría colaborar con alguna asociación, pero entre una cosa y la otra, acabas haciéndolo de cualquier manera.
Te das cuenta de que hay otras maneras de ayudar que de hacer una donación muy grande. Con 1€ no me compro ni un café, pero sí puedo apoya a una causa que me importa.
Con este euro cambio vidas, pero no sólo las de otras personas. También la mía, porque me siento útil, y eso significa mucho para mí.